Cómo curar y elegir un buen mate de calabaza o porongo

El mate es la infusión más elegida por los argentinos, muchos sabemos cómo preparar y cebar un mate, pero a la hora de comprar uno y curarlo, nos preguntamos cómo hacerlo, en la nota todas las respuestas.

¿Cómo elegir un buen mate de calabaza o porongo?

El mate más utlizado proviene de una planta (lagenaria) por eso hay muchos tamaños y formas de mate para elegir, tener en cuenta:

  1. La forma: debe ser siempre de base angosta y boca ancha.
  2. Que la calabaza tenga un buen espesor para que no se rompa fácilmente.
  3. El nudo o botón que tiene en su base, debe estar hacia afuera, no hacia adentro.

¿Qué es curar un mate?

Curar el mate significa preparar el recipiente para que sea apto para tomarlo.

El curado, hace que los poros del recipiente se sellen, y el sabor del recipiente, no pase a la infusión. 
Los mates que necsitan ser curados son los de madera y los de calabaza o porongo.

Mate dulce o amargo: Es conveniente utilizar distintos recipientes 

Cómo se cura un  mate de calabaza para mate amargo

  1. Lavá bien el interior del mate con agua caliente.
  2. Llenalo con yerba húmeda ya usada previamente, agregale agua tibia para que la yerba no se seque y dejá reposar.
  3. Al día siguiente, quitá la yerba y con una cucharita raspá el interior para quitar el hollejo, las membranas o los fragmentos de madera.
  4. Volvé a repetir la técnica desde el comienzo, aunque sin lavar el mate. Tres veces va a ser suficiente para que el mate quede bien curado.

Cómo curar un mate de calabaza para mate dulce

  1.  Lavar por dentro el recipiente con agua caliente.
  2. Echarle azúcar: dos cucharaditas son suficientes, pero si el mate es más grande, agregar más.
  3. Tapar con la mano la entrada del mate y agitarlo para que el azúcar se pegue a las paredes.
  4. Dejar secar con el azúcar. Esperar unas horas hasta que el azúcar se haya secado, dejado una capa que cubra las paredes del mate.
  5. Quemar con carbón: Cuando el mate ya está seco, echar dos brasitas pequeñas de carbón caliente, cubrir la boca del mate con la mano usando un repasador para no quemarse y agitarlo hasta que las brasas se apaguen.
  6. Repetir la operación. 
  7. Utilizar yerba usada, humedecer la yerba con agua tibia para que hinche y dejarlo así toda una noche.
  8. Fin de la curación, el mate está listo para tomar.

Fuente: Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) https://inym.org.ar/

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*