Yerba Mate, ¿where are you from?

El mate va convirtiéndose en una pasión mundial, gracias a los viajeros que van expandiendo la cultura matera alrededor del mundo. Compartimos el relato de Facundo Pesoa con la experiencia en su visita a Australia:

Queensland, Australia. En  Argentina o Uruguay es tan normal tomar un mate, como en Australia salir a surfear. Sin embargo, cuando dos culturas se combinan a través del turismo de viajes los resultados son interesantes. Tomarse un mate en Australia, para los locales, es tan raro que hasta lo relacionan con drogas.

Viviendo en el país de los canguros y los animales más exóticos del mundo, hemos podido comprobar que tomarse un mate no tiene absolutamente nada que ver con la rutina australiana. Para tomar un mate se necesitan tres elementos fundamentales; el equipo de mate, agua caliente y  la yerba mate,  que pasó de convertirse en algo cotidiano a oro verde. El equipo de mate, traído desde Argentina es algo que se empieza a cuidar con mucho más cariño porque sabemos que si perdemos la bombilla y el mate, será difícil encontrar la diversidad que teníamos en casa. Para los que están constantemente viajando, el agua caliente solo la pueden conseguir con una cocina portátil o se puede calentar en las BBQ, que son parrillas eléctricas a disposición pública que se encuentran ubicadas en cada parque australiano. Aquí no existe el termo gigante en las estaciones de servicio con agua caliente y la última opción puede ser en cada lugar donde venden café, pedir que llenen el termo con hot water, aunque no todos los toman como algo amigable.  Finalmente el elemento más importante es la YERBA MATE, conseguir yerba mate en Australia no es imposible pero tampoco sencillo.

Cuando los jóvenes viajeros deciden venir a Australia, lo primero que tienen en cuenta a la hora de “qué llevo” es  la Yerba Mate. Aduana no permite que ingresen con mucha yerba mate, por ende al finalizar lo que pudieron  traer de su país de origen, tienen que saber dónde conseguir más. Sin embargo la yerba mate se puede encontrar en las casas de alimentos orgánicos que generalmente están administradas por orientales, desde Melbourne, pasando por Sidney, Brisbane y llegando hasta el norte.  Aquí la llaman té orgánico, aunque el paquete es el mismo de Argentina y  dice en letras grandes “Yerba Mate”.  Los costos en dólares australianos varían entre los 17 dólares y los 20 dólares por el paquete de un kilo, salvo algunas excepciones no hacen discriminación en cuanto a las marcas, se venden todas al mismo precio y sino la variación es solo de centavos. Como los australianos no usan la yerba mate para tomar mate, el consumo no es masivo aunque algunos naturistas la utilizan para tomar té. Sin embargo, los principales consumidores de yerba mate son los mismos argentinos que andan dando vuelta por el mundo. Un paquete de yerba dura aproximadamente dos o tres semanas, por persona tomando unos dos termos de mate por día.

MATE, WHAT IS THAT?

Pocas cosas son tan agradables como la combinación de un buen mate con los mejores atardeceres del mundo. Mauricio Alvez, misionero de 28 años, nos comenta que al momento de emprender cada viaje dentro de Australia, necesita los requisitos básicos; Pasaporte, dinero de emergencia, tabla de surf y yerba mate para la tardecita. También nos cuenta “cuando me ven tomando mate muchos me preguntan qué estoy tomando. Les explico que es parecido al té pero que la yerba no se consume sino el agua caliente”.  Gustavo Burtaccio, porteño de 28 años, nos relata que “iba en el colectivo en Sidney, hacía frío y decidi tomar mi mate. Una señora vio que salía el humito de la yerba caliente y me pidió si podía apagar eso por favor. No es droga señora, es un mate”,  contesto con una sonrisa.

Claramente el mate es tomado por sudamericanos y por lo general son jóvenes mochileros. Es entonces que ante el desconocimiento de los locales, ven a un joven chupando una bombilla que esta clavada en hierbas verdes  y lo asemejan a las pipas de humo, aunque con solo tomarse dos minutos de explicación  e invitarlos a tomar un mate es la combinación perfecta para robar unas sonrisas e intercambiar la cultura. Anika Bie, una joven alemana de 20 años,  se animó a probar un mate misionero: “It is not bad, but… the Mate is very hot”, opinaba entre risas. Kate, australiana de 40 años, conoció el mate hace mucho tiempo por un argentino y hoy suele tomar un mate de vez en cuando. Nos sorprendió muchísimo cuando al vernos tomando mate dijo: “Ey, i want mate”.

El asado, el fútbol, el truco y el mate son esas cosas que no pueden faltar en la vida de un argentino. Todo ello, sabiendo cómo y dónde conseguir los elementos, podemos trasladarlo  a cualquier lugar del mundo. El mazo de cartas, la pelota y la yerba deben estar en tu valija a la hora de viajar y una vez que se te acabe sabemos dónde conseguirla. Eso sí, además del mate, tomate dos minutos para explicar qué es y de dónde viene.

Fuente: MisionesOnLine / NoticiasDel6

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*