Novedades

Un mate artesanal pampeano para el Papa Francisco

El joven Gabriel Romero, oriundo de la localidad de Luan Toro, se dedica a la fabricación artesanal de mates en madera de caldén, el árbol autóctono de La Pampa. Uno de sus mates llegará a las manos del Papa Francisco. El Ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry, visitó su taller acompañado por la intendenta Mónica Valor y el director de MicroPymes Daniel Filippa.

Gabriel Romero exhibe la voz algo ronca como curtida por el viento del oeste. Tiene 32 años, encabeza un Pyme en Luán Toro y vive con sus padres. Un sano adicto al trabajo que construye mates de caldén artesanales en su taller, con otros tres empleados, tras una labor que nace desde el seno mismo de la tierra.
Gabriel está contento. Uno de sus mates será enviado al Papa Francisco al Vaticano. Mantiene una cierta modestia reflejada en una curiosa lentitud al hablar.

Contento.
“Te digo la verdad, estoy contento, pero no es la primera vez que le entregan algo mío al Papa: ya le llevaron un mate una vez”, recuerda como si nada.
El hombre recibió en las últimas horas un crédito de Promoción Industrial del Gobierno de La Pampa. El ministro de Desarrollo Territorial, Martín Borthiry, el director de Micropymes, Daniel Filippa y la intendenta de Luán Toro, Mónica Valor, fueron al taller para hablar con Gabriel y con sus empleados y darle la buena nueva. Fue el ministro pampeano quién confirmó la noticia: uno de los mates de Romero se le entregó al legislador porteño, Gustavo Vera, quien estuvo en Santa Rosa y se lo otorgará la semana que viene en mano al Papa.

Trabajador.
“Trabajo todos los días de 8 a 22: y lo que fabricamos son mates de madera de caldén”, puntualiza Gabriel en diálogo con Laarena.com.ar. El emprendedor instaló su taller en Luán Toro hace tres años y de ahí en más no paró más. Sus productos se hicieron cada vez más conocidos, sobre todo por el boca a boca, o por las redes sociales, y la comunidad oesteña y no oesteña se interesó cada vez en sus productos. Dice que ahora empezará a ampliar el abanico de su fabricación a partir de la construcción de bombillas y cuchillas. “Mi trabajo siempre fue de menor a mayor: por suerte hoy le vendo a más de 30 comercios”, enumera.

En el campo.
Todo arranca en el campo. Gabriel y sus empleados cortan las rodajas de caldén y las transforman en una especie de tacos cuadrados. “Los agujereamos, los llevamos al torno y los dejamos estacionar 15 o 20 días: los lijamos, quemamos, laqueamos y los pulimos para armarlos de nuevo”, especifica el emprendedor. Al aclarar que con el sobrante de la madera realiza otros productos menores como por ejemplo las bochitas para los barrales de las ventanas.

A la madera.
“Siempre me gustó el trabajo”, se sincera Gabriel quien al terminar el secundario determinó dedicarse, como él lo define, a la madera.
Hoy vende sus mates a comerciantes y vecinos de Misiones, sur de Córdoba, Sierra de la Ventana, Mar del Plata y al Mercado Artesanal de La Pampa. Pero también a Estados Unidos, Europa, y Nueva Zelanda.
El Consejo Productivo de Luán Toro aprobó el año pasado el proyecto que presentó Romero para la construcción de un segundo galpón para trabajar más cómodo.

Fuente: La arena

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*