¿Sos mate dependiente? Conoce lo bueno y lo malo de tomarlo siempre

La yerba mate aumenta seguidores  que buscan su poder energizante en todo el mundo.

Antes de la llegada de los españoles, los guaraníes –indígenas nativos del territorio argentino– consumían mucho mate. Lo masticaban o sorbían para tener mayor resistencia física. Le daban tal importancia “al regalo de los dioses” que lo utilizaban como trueque.  Argentina es el principal productor y exportador de yerba mate en el mundo, pero si hablamos sólo del consumo, después de Argentina y Uruguay, Chile ocupa el tercer lugar de Sudamérica

La yerba –compuesta de hoja fina, gruesa, polvo y palos– es bastante querida. Es común ver a gente con su termo y mate en las playas. Hay que reconocer que es bien interesante formar parte del rito del mate en un grupo de amigos. Una instancia que usan para compartir, dar, recibir y devolver.
Le preguntamos a Carla Reyes, directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de Universidad de Las Américas-UDLA, sobre sus beneficios y contraindicaciones.

* Bajar de peso. Para la especialista este beneficio no es completamente cierto. “No hay estudios que confirmen que sirve para bajar de peso o quemador de grasas, aunque actúa como un diurético y laxante suave”, aclara. Agrega que al ser estimulante podría aumentar un poco el metabolismo basal de las personas. Punto para el mate.

* Mejora la fatiga mental. “No contiene cafeína, pero tiene un componente similar, por lo tanto, es estimulante”, explica Carla. Por lo mismo, muchos consumidores lo usan para mantenerse despiertos y evitar la fatiga mental.

* Antioxidante. Los antioxidantes permiten disminuir el efecto de los radicales libres que envejecen nuestro cuerpo. El mate también actúa como antioxidante, mejorando nuestra salud por dentro y fuera. “No tiene tantos antioxidantes como una fruta o verdura, pero sí aporta”, argumenta la especialista.

* Vitaminas. Quién lo pensaría, pero contiene vitaminas A, C y muchas del grupo B, las que dan vitalidad. Además de aminoácidos y minerales como hierro, calcio, potasio y manganeso.

* Quita ansiedad. La mayoría de las veces las agüitas calientes quitan la ansiedad, y se piensa que mucho más el mate. Para la nutricionista, este efecto es personal. “Al consumir más líquido da menos hambre porque estás más satisfecha, entonces sí podría quitar la ansiedad por la comida”.

* Hidratante. Usualmente los que consumen mate lo hacen varias veces en el día, por lo mismo, se mantienen hidratados siempre. Buena técnica.

* Insomnio. Al igual que con el café, a ciertas personas acostumbradas al mate no les pasa nada si lo consumen en la noche. Pero a otros puede no dejarlos dormir. “Al ser un estimulante del sistema nervioso central, puede provocar trastornos del sueño”, enfatiza Reyes.

* Aumenta la presión. No a todo el mundo le hace bien el mate. Está comprobado que a un grupo les aumenta la frecuencia cardiaca y presión arterial. Cuidado si sientes dolor de cabeza cuando lo tomas.

* Mala absorción de nutrientes. “Su consumo no debería cambiar el efecto de anticonceptivos o antibióticos, pero sí podría evitar que ciertos nutrientes de los alimentos sean absorbidos”.

Si sufres de alguna patología, conviene consultar con un especialista antes de sumarte a los materos frecuentes.

Tips materos

* El agua no se usa hirviendo porque, como dicen los argentinos, “quema” la yerba. Debe estar máximo a 80ºC.

* Uno de los errores comunes es poner mucha yerba. Esta se hincha, por lo tanto, ocupa más espacio y además puede provocar que quede muy amargo. Llena el mate hasta ¾ partes. Se puede consumir con o sin azúcar.

* Tapando la boca del mate, debes sacudirlo un poco para revolverlo. Se inclina en 45 grados y se empieza a humedecer desde la parte baja con agua tibia. Espera que repose para que se hinche. La finalidad de cebar –poner agua al mate– es que quede con un sabor parejo. Se humedece poco a poco, porque si se hace de golpe, puede quedar muy amargo.

* La bombilla se pone después de que la hierba se hinchó. No revuelvas con la bombilla, porque se puede tapar. Error de principiante

Por: Carolina Palma Fuentealba

Fuente: NuevaMujer.com

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*