¡Se va la última ronda del año!

Laura Irrazabal: “Soy más que loca por el mate,diría adicta. Tomo desde que me levanto hasta antes de irme a dormir. Después de la cena y del almuerzo, a toda hora. Es mi gran compañero. También colecciono mates.”

Stella Mari Zara: “Que les puedo contar, amigos materos, ¡que soy loca x el mate! en todo momento tomo mis ricos mates”

Marta Greco: “Me gusta coleccionar mates”

Miriam Vera: “Yo también coleccionó mates”

Miriam Perez: “Ir de pic-nic y creer que un amigo llevaba el mate (recipiente y bombilla) y no va que se lo olvida! teníamos yerba y azúcar (para quienes les gustan los dulces) y allí nació el ingenio de la necesidad… En el lugar había cañas y corté una, la calé en sus nudos muy cuidadosamente, busqué el botiquín y saqué gasa, la cual até fuerte a un extremo de la cañita-bombilla y la pusimos en un vaso con la yerba respectiva. Despues LA GLORIA: ¡mates riquísimos, creo que los mas ricos y deseados!”

Edith Eugenia Orellana: “El mate es nuestra adicción de todos los días; una noche de invierno se me cayo el termo y se rompió. A las diez de la noche mi esposo salió a comprar otro, ¡no podíamos quedarnos sin tomar mate!”

Natsara Gallardo:  “Llegó un mozo a caballo y de visita a la finca de mis abuelos en el chaco boliviano, cuando mi abuelo dijo -‘vieja, pava al fuego y mate al mozo’, el mozo salió escapando jajaja seguro pensó que lo matarían”

Graciela Rivarola: “Tomo al mediodía con mi amiga de en frente a casa, conversando y riéndonos de cualquier cosa: ni el frío o lluvia nos detienen ricos mates”

Mae Nelida De Oxala: “El Mate, parte fundamental de mi vida y familia, compañero de mi viejo querido: su mate amargo, mi madre: su mate dulce, y cuando era peke: mi mate de leche. Pasaron los años y sucesos de la vida, el Mate fue y es mi vida. Alegrías y tristezas, sueños y amores, hoy a mis nietos les enseñó el amor al Mate.  Gracias por dejarme ser parte.”

Eduardo Garrido: “Mi romance con el mate comenzó cuando tenía 6 ó 7 años, y mi vieja, gallega matera como pocas he visto, me preparaba el mate, calentaba el agua y mientras ella hacia las cosas de la casa, yo “cebaba”, y lo pongo entre comillas porque creo que al principio mi pobre viejita tomaba algo que contenía el mate que no sé si se podía llamar mate, pero confieso que estaban hechos con un componente de amor terrible, y así fui creciendo y junto al crecimiento vino la costumbre, la locura por el mate. En esa época era mate en el desayuno, y la infaltable merienda a las 4 de la tarde, eso ha sido algo inolvidable para mi, ese momento era el momento del día en que se matizaba con una charla, con un momento de relax, de descanso, era llegar del trabajo y la paz, el sosiego de unos buenos mates, de un “como te fue hoy”. Pasaron los años, hoy ya no tengo a mi viejita, pero con mi señora seguimos cultivando la cultura, porque es una cultura fantástica, la hora del mate es sagrada y con frió, calor, lluvia, viento o lo que fuera, no hay nada que supere “ese” momento único, esa simbiosis entre el deleite de un buen amargo y uno mismo. ¡El ritual del mate es sublime…!”

Cristina Jaime: “¡Otra loca más del mate, soy yo! Porque cuando viajo, algo me olvidó jaja, ¡es mi medicina!”

Vero SC: “Ah! es mi droga el mate JAJA. También coleccionó mates. Me pone de mal humor llegar a algún lado y que no haya yerba.”

Alejandra Ramirez: “Tenemos el mismo vicio, pero el momento que más voy a extrañar son los mates de nuestra referente cuando estudiábamos con mis compañeros, eran los que más me gustaban”

Alicia Crocco: “Mientras puedo, tomo mate”

6 comentarios

  1. Buen día a todos los materos del mundo . ya en un nuevo año como deseo pido q NUNCA NOS FALTE UN PAQUETE DE YERBA . así seguiremos conectados con el espíritu matero estén donde estén …. Feliz año felices momentos de mate

  2. No puedo estar sin tomar mate, mi compañero

  3. Tengo 41 años, soy de Perú . Me encanta el cine argentino y soy hincha de Boca. Desde hace muchos años he podido observar la devoción que tienen ustedes por el mate y esto lo reforzado viendo algunas veces cuando el Papa Francisco lo recibe con tanto cariño y gusto cuando sale en su Papamovil por la Plaza San Pedro. Hace poco en un supermercado vi que vendían yerba y le comenté a mi novia que me quería comprar un mate para por fin probarlo; llego el 14 de febrero, día de San Valentín y mientras paseábamos encontramos una tienda en donde los vendían. Hoy 22 de febrero después de este lindo regalo de mi novia me he vuelto un “Loco por el mate”. Ahora espero con ansias que llegue la hora de salir del trabajo para salir corriendo rumbo a casa para encontrarme con ella y tomarme un mate. Felicidad total!!!
    Desde Perú les envió un fuerte y cálido abrazo.
    [one_third][/one_third]

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*