Otro gran motivo para tomar mate

Estudian cómo hacer que el mate haga bien a los huesos. El mate te acompaña, es motivo de encuentro entre amigos y la familia, y además, podría hacerle mucho bien a tu salud.

Sorprendió en el Mundial de fútbol de Rusia 2018 ver a jugadores europeos como Antoine Griezmann reconocerse adictos al mate. Sorprende también que cada vez más famosos de Hollywood se declaran fanáticos de él: al Aragón de El Señor de los Anillos Viggo Mortensen, se suma el nombre de la heroína de Guardianes de la Galaxia, Zoe Zaldaña.

El mate, pasión sudamericana, se abre fronteras, y una línea de investigación científica que acaba de ser reconocida en Estados Unidos busca confirmar un potencial hasta ahora desconocido de la infusión.

La American Society for Bone and Mineral Research (ASBMR) acaba de premiar los avances del investigador argentino Lucas Brun en sus estudios sobre el efecto de la yerba mate en los huesos.

En 2015, Brun, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Cuentíficas y Técnicas (CONICET) con sede en la Universidad Nacional de Rosario, publicó junto con su equipo un estudio que mediante experimentación con animales demostró que la densidad mineral ósea y la cantidad de trabéculas dentro del hueso era mayor en aquellos animales que recibieron infusión de yerba mate.

El equipo ya investigó los efectos positivos de los componentes individuales de la yerba mate. Actualmente, como informa el sitio del CONICET, están evaluando el efecto de los componentes en forma combinada.

¿Quiere decir que demostraron que el mate hace bien a los huesos?

No es sencillo responder esa pregunta, ya que las marcas de yerba mate no presentan siempre los mismos componentes, y presentan cafeína, componente que en general y consumida en exceso no tiene efectos positivos.

Pero la yerba mate también presenta polifenoles, elementos con conocidos efectos positivos no sólo para los huesos. Lo que se encamina con la investigación es un recorrido que va a llevar a que se conozca como combinar productos finales para el consumo masivo que tengan efectos positivos en los huesos.

“Vicio abominable y sucio” que “hace a los hombres holgazanes”, había definido el tribunal de la Inquisición de Lima a principios del siglo XVII. La prohibición del mate en el virreinato duró poco tiempo, y pronto, los misioneros jesuitas introdujeron el cultivo de la hoja en las reducciones y fueron el gran puente entre los criollos y los guaraníes, primeros “descubridores” de la infusión.

El país con mayor consumo de mate en términos absolutos es la Argentina, aunque Uruguay posee el reinado en términos de consumo por habitante. Y que nadie omita al Paraguay al hablar de los países donde la yerba mate no debe faltar en ninguna alacena, aunque en este país es más frecuente el consumo de la infusión como tereré, es decir, como bebida fría.

O al chimarrão brasileño, principalmente consumido en el sur del Brasil, que presenta las hojas sin palo y con mucho más polvo. Solos o en ronda, con su estilo de cebado, con su recipiente predilecto, con su tipo de bombilla, con su temperatura, cada uno en estos países sabe cómo cebar su mejor mate.

(…)“Todos toman mate, independientemente de los recursos económicos que tengan, entonces si uno puede a través de la yerba mate lograr mejorar una cierta condición desde el punto de vista óseo, para mí que soy médico que hace investigación, es muy interesante. Además, no costaría trabajo que la gente lo incorpore porque ya forma parte de sus costumbres”, explicaba en una nota reciente del CONICET el Dr. Brun.

La investigación cuenta con apoyo del Instituto Nacional de la Yerba de Argentina, que además impulsó una línea de estudio sobre el perfil lipídico en adultos, y un proyecto actualmente en ejecución sobre el efecto del consumo del mate en el Mal de Parkinson.

Fuente: Aleteia

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*