Hacen mates de calabazas que crecen con la cara del papa Francisco

Entre los símbolos que definen la cultura y la tradición argentina, el mate ocupa uno de los primeros puestos. Y el papa Francisco es, sin dudas, una de las figuras más populares del planeta.
 En la Facultad de Agronomía de la UBA germinó un experimento que hace más de 3 años fue la semilla de una idea. Los integrantes de Grupo Bondi, un colectivo de diseño llevó adelante el proyecto.
Mate Milagroso requirió pruebas y errores. Calabazas chuecas y plantas que quedaron a mitad de camino. El proceso hoy se puede ver en la muestra “La vida es dura pero no tanto”, una retrospectiva del estudio de diseño que se inauguró esta semana en el Museo de Arte Decorativo.
La expo recorre buena parte de los trabajos de Bondi, un estudio que se define por la experimentación material y el desarrollo conceptual y simbólico. Una video instalación sumerge al visitante en la cosecha. Las calabazas devenidas mates, el sol y el viento entre las plantas completan la experiencia.
A partir de la experimentación como lógica transversal desarrollaron una manera única de trabajar el cemento y generaron una línea de bancos públicos que coparon la ciudad de Buenos Aires: piezas artísticas y funcionales a la vez se convirtieron en hitos urbanos. Los banquitos instalados en el Microcentro, en Boedo y en La Boca ahora están dispuestos en el jardín del museo. Invitan a la selfie, provocan sorpresa al descubrir su textura.
Cristóbal Rodríguez (agrónomo), Eugenio Gomez Llambi e Ivan López Prystajko (diseñadores industriales) arrancaron en 2015 con la idea del mate, dos años después de que Francisco asumiera su cargo en el Vaticano.
“Plantar un árbol, cosechar productos” fue el punto de partida de esta línea de mates de calabaza intervenidos morfológicamente. Desde el crecimiento hasta el fruto, el trabajo se realizó en la huerta experimental orgánica de la Facultad de Agronomía (UBA) entre noviembre de 2017 y abril de 2018, con el asesoramiento del agrónomo Cristóbal Rodríguez.
“En primer lugar fue necesario dar con las semillas de Lagenaria Siceraria que mejor se adaptaran al mate. Luego germinarlas y plantarlas debidamente. El espacio adecuado para la producción vegetal, el correcto nivel de asoleamiento y riqueza del suelo fueron claves”, señalan los diseñadores industriales de la FADU UBA, autores además, de la cubetera de silicona con la forma de las Malvinas, o el Parri Chango, un carrito de supermercado que se transforma en parrilla.
El paso siguiente del proceso fue fabricar una serie de estructuras o espaldares necesarios para que las plantas treparan. “Como sus flores son unisexuales requieren del entrecruzamiento para lograr la polinización y fecundación que da origen al fruto o mate, según explican los autores, que estuvieron asesorados durante todo el proceso por Cristóbal Rodríguez, agrónomo.
“En la etapa de desarrollo del fruto se realizó la intervención morfológica. Mediante la generación de matrices de plástico (PET) o varillas metálicas se modificó el crecimiento normal del fruto para generar formas que mejoraran el uso posterior del mate”, dicen sobre el proceso que requirió 30 plantas que respondieron a la adaptación y dieron frutos dentro de las matrices.
Una vez los mates crecieron en sus moldes fueron cosechados y almacenados para secarlos. Y luego, como cualquier otro mate, fueron curados para sellar los poros y garantizar el sabor de la infusión yerba mate.
“Bondi es entender que el siglo XXI es el de la reivindicación de la periferia: conocer nuestras limitaciones es descubrir nuestras posibilidades.  Su obra oscila entre lo micro de lo anecdótico y fragmentario, y lo macro de lo místico y lo universal. Bondi trabaja con las texturas de Buenos Aires: desde las cosas de la abuela hasta la arquitectura de Clorindo Testa”, según Giménez, artista visual y curador de la muestra en el MAD.
En tanto, el Papa Francisco todavía no tiene su ejemplar de Mate Milagroso. “Ya le llegará”, prometen los diseñadores.
 
Fuente: Diario Clarín  / elterritorio.com.ar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*