El origen histórico del mate en Sudamérica

Aunque la mayoría de los argentinos y de otros países limítrofes lo toman a diario y su crecimiento a nivel mundial no para de aumentar año a año el mate tiene un remoto origen de cientos y miles de años atrás en el tiempo en tierras sudamericanas.

En la actualidad, existe toda una cultura en torno al mate y sus beneficios para la salud y sus ventas en tiendas online para quienes viven en países más lejanos a sudamérica (donde se produce y comercializa a diario) no paran de subir. Especialmente desde que fuera descubierto que es una excelente bebida para deportistas y un sustituto del café mucho más saludable. Pero, ¿cuál es el origen histórico del mate?

El origen milenario de la bebida del momento

El origen del consumo del mate en el continente sudamericano se remonta a los guaraníes, los indígenas nativos que poblaban gran parte de Sudamérica antes de la época colonial. Aunque el comienzo de su consumo fue a través de masticar directamente las hojas recogidas de la planta, lo cierto es que pronto comenzaron a consumirlo en calabazas vacías donde echaban agua y ahí está el origen del consumo de mate tal y como se conoce en la actualidad.

Su expansión por el resto de Sudamérica fuera rápida y pronto otros indígenas como los incas o los araucanos también empezaron a consumirlo. Para todos ellos era un árbol sagrado y protegido por los dioses, teniendo un significado espiritual muy importante.

Su consumo en la época colonial

Cuando los españoles que llegaron a América del Sur comprobaron las bondades de ingerir infusiones de mate se volvió muy popular entre los colonizadores. Los monjes jesuitas fueron los primeros que lo tomaban en bolsitas y no con la bombilla y se convirtió en una bebida muy apreciada por todo el mundo.

Los gauchos, los más arraigados a esta bebida

Los gauchos fueron los que más hicieron por tomar el mate todos los días en diferentes momentos y los que de algún modo lo introdujeron como un elemento cultural para Argentina. Pronto el mate tras la independencia se consideró un emblema y parte del folclore nacional.

Consumo en la actualidad

Desde que los guaraníes comenzaran a tomarlo hasta hoy han pasado cientos de años pero hoy sigue tan vigente como entonces. Existen grandes plantaciones de cultivo de mate en Argentina, Paraguay e incluso el sur de Brasil y forma parte de la vida diaria de cualquier argentino. Se puede encontrar en cualquier sitio, desde supermercados, bares, restaurantes, universidades u oficinas y además tiene un componente social muy importante, es como un momento sagrado del día.

Gracias a las propiedades del mate y su peculiar sabor su extensión a otras partes del mundo a través de la exportación no ha tardado en surtir efecto. Son muchos los países a los que se exporta mate porque han descubierto en él una fuente de energía y de salud y su consumo no ha parado de crecer y lo sigue haciendo en la actualidad, especialmente entre deportistas.

Fuente: Madridiario.es

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*