El mate y sus variantes

La infusión preparada con hojas de yerba mate (ilex paraguayensis) es una costumbre iniciada por los guaraníes en el siglo XVI y transmitida a los colonizadores españoles y portugueses. Con el transcurso del tiempo fue adoptada como nuestra bebida típica, que compartimos con otros países limítrofes como Argentina, sur de Brasil y Uruguay.

Su consumo se acentuó en forma fría entre los paraguayos, con el tradicional tereré que fue declarado la bebida oficial del Paraguay y Patrimonio Cultural de la Nación, y cada último sábado de febrero se celebra el “Día Nacional del Tereré”. Para disfrutarlo, no se precisa mucho: solo agua, yerba mate y mucho hielo. Algunos remedios refrescantes y/o medicinales que se agregan a la yerba y/o al agua helada, completan la receta de esta bebida imprescindible que se toma a cualquier hora, sobre todo durante las épocas de altas temperaturas.

En los días más fríos y en toda la zona rioplatense, existe otra “cultura del mate”, la infusión de la yerba caliente. En Argentina y Uruguay hay incluso todo un lenguaje especial y un montón de simbolismos y variaciones en la forma de cebarlo, que se transmiten de boca en boca y de generación en generación.

El mate se bebe a cualquier hora del día, a veces amargo, a veces dulce, con distintos tipos de yerba (con o sin palo, con o sin hierbas o semillas para aromatizarlo), cebado con agua o leche caliente.

* A los niños se les sirve el “mate dulce”, endulzado con azúcar, miel, u hojas de ka’a he’é.

* En el campo es frecuente una variedad llamada “mate de coco” que reemplaza la yerba por coco (rallado o aplastado en el mortero) y se ceba con leche caliente azucarada, ideal para los días de invierno.

* También existe el “mate cocido”, una infusión que se prepara con la yerba mate hirviendo en agua, luego se cuela, y se sirve en tazas.

* También se comercializa la yerba mate en saquitos, para poder preparar el mate de la misma forma que el té.

El cocido

En nuestro país se preparan el “cocido” y el “cocido quemado”, ambos dulces y deliciosos:

* Cocido: Se pone azúcar en una olla de aluminio y se lleva al fuego. Cuando empieza a tomar color caramelo se echan 3 cdas. colmadas de yerba y se mezcla un poquito. (No dejar que el azúcar se ponga muy oscuro). Luego se vierte un litro de agua hirviendo, se cuela y se sirven de 4 a 6 tazas.

* Cocido quemado: Se pone azúcar y 3 cdas. de yerba en un recipiente de loza; encima se colocan las brasas de carbón al rojo vivo, se revuelve bien para “quemar” la yerba y luego se vuelca la mezcla en un litro de agua hirviendo. El carbón comenzará a flotar y allí se lo retira. Luego se cuela y se sirven de 4 a 6 tazas.

Propiedades de la yerba

Como sucede con el té, el café o el chocolate, el mate posee un efecto estimulante debido a que contiene cafeína (también llamada incorrectamente “mateína”). Como esas infusiones, el mate tiene cierta acidez, razón por la que muchas veces se le añaden otras hierbas (digestivas, reguladoras de la función hepática, tranquilizantes, endulzantes, adelgazantes, etc.) que logran neutralizar la acidez como también compensar el poderoso efecto estimulante de la cafeína.

Hierbas refrescantes

Es posible adicionar otras hierbas a la infusión (tanto al agua con que se ceba el mate como directamente a la yerba) para darle un sabor diferente o con fines medicinales. Es común el agregado de hierbas con propiedades digestivas o sedativas, siendo populares algunas como, por ejemplo, menta, cedrón, boldo, tilo, manzanilla, anís, poleo, melisa, toronjil, menta, cola de caballo, incayuyo, burrito, etc.

* Refrescante: kokú, taropé, agrial, peludilla, Santa Lucía.

* Tranquilizante: menta’i, cedrón Paraguay.

* Diurético: raíz de coco, zarzaparrilla, caña brava, cola de caballo, cabello de ángel, batatilla, para para’i, ñuati pyta.

Fuente: VALERIA CABRERA en abc.com.py

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*