El mate: diferentes sabores y un punto de encuentro

¿Sabías que los argentinos consumen casi medio litro de mate por día? Estamos frente a una de las infusiones más consumidas por los latinoamericanos, y para cada gusto hay un sabor diferente. ¡Descubrilos en la siguiente nota!

El mate nació en la época precolombina como ritual entre los pueblos originarios guaraníes y luego fue adoptado por los colonizadores españoles hasta convertirse en una tradición en nuestro país.

Nuestros aliados clave, agua y yerba mate, hacen este producto con gran poder antioxidante que aporta vitamina B, potasio y magnesio, entre otros beneficios

Una opción para cada estilo

Matear es una costumbre que nos define como argentinos y, según dónde estés, hay una manera distinta de disfrutarlo.

Algunos datos curiosos sobre cómo se toma en Argentina:

  • En el centro del país se estila tomar mate con diferentes agregados, como por ejemplo menta, burro, poleo, cedrón, peperina y diversas hierbas aromáticas. Es frecuente que quienes toman mate dulce elijan azúcar, a diferencia del norte del país, donde muchos prefieren tomarlo con miel.
  • En el sur se caracterizan por tomarlo amargo y con el agua bien caliente.
  • Por el norte, también se toma amargo y cebado con agua caliente. Suelen incorporar manzanilla, cedrón, cáscara de naranja rallada, entre otras hierbas aromáticas, al igual que en la zona de Cuyo.
  • La tradición del Litoral no es la excepción: el mate es el protagonista principal en el día a día de quienes lo consumen. Acá se toma amargo y, en épocas de calor, se lo reemplaza por tereré o mate elaborado con agua fría.

 

Los cuatro formatos más utilizados

  • 1. Madera: según el tipo de madera, será el sabor que adquiera el mate. Puede ser de palo santo, roble o quebracho, entre otros. Lo fundamental: curarlo con aceite o manteca para evitar que se quiebre.
  • 2. Silicona: ¡es muy fácil de limpiar! No conserva bacterias ni gustos, además mantiene la temperatura. Un punto para tener en cuenta es que, debido a su flexibilidad, se puede llegar a dificultar la manipulación hasta adquirir la costumbre.
  • 3. Metal: no es necesario que los cures.
  • 4. Vidrio o cerámica: no absorben el sabor de la yerba y se limpian de manera muy sencilla. Para estar atento: ¡ojo con los cambios de temperatura! Esto puede generar que se quiebren.

El mate: un momento ideal para encontrarse

Si hablamos de compartir, entonces nos referimos al mate.

Es el compañero más fiel e incondicional que podemos tener en una tarde de estudio, en el trabajo, al aire libre o en el living de casa.

No importan el lugar, la hora, la edad, las creencias ni cómo te guste tomarlo. Lo realmente importante es que el mate nos permite crear espacios de encuentro con uno mismo o con los demás, y nos da la posibilidad de convertir un momento cotidiano en un momento especial.

Y vos, ¿cómo lo tomás?

El agua nos une, el futuro también.

Fuente: lavoz.com.ar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*