Desayuno criollo

Nada mejor que un buen mate cocido y pan criollo con arrope de chañar para empezar el día.

Los jesuitas, además de ser los padres de la industria yerbatera, inventaron el mate cocido. Una bebida deliciosa que nos reconforta y alimenta.

Muy fácil de preparar. Dos o tres cucharadas de yerba mate en un jarro con un poco de agua. Calentamos y revolvemos para que la yerba despida la sustancia. Después agregamos leche y seguimos calentando hasta que suelta el hervor. Dejamos reposar unos minutos, colamos la yerba y servimos en una taza. Endulzamos con azúcar, edulcorante, o un terrón de azúcar de caña integral que mejora el sabor.

Para comer, pan criollo calentito o en tostadas con el riquísimo arrope de chañar. Un jarabe oscuro y espeso de sabor incomparable. Lo ideal es ponerle al pan una lonja de queso de cabra y arriba el arrope.

La yerba mate es mucho mas sana y alimenta más que el café. Por eso le dicen el oro verde jesuita. Sus virtudes son bien conocidas (leer más). El chañar es un arbusto típico de la región con propiedades medicinales. Con el fruto del chañar se elabora arrope y aguardiente

Por supuesto que hay muchas combinaciones para preparar un desayuno criollo o bien argentino. Cada uno le da su estilo propio. Hay arrope de algarrobo, arrope de tuna, miel de caña, dulce de alcayota, de batata (o patata dulce), de guayaba, de membrillo, el famoso dulce de leche, alfajores de maicena, alfajores cordobeses, alfajores mendocinos, alfajores santafecinos, etc. etc. Después del desayuno en Argentina y Uruguay algunos acostumbran seguir mateando con bombilla.

Fuente: Mariano García Barace  para lagaceta.es – Seguir a @garciabarace

 

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*