De los guaraníes al presente, el rol del mate en 200 años

El 9 de Julio se celebra en Argentina el festejo por la Independencia. Particularmente este año, 2016, se cumplieron 200 años de aquella fecha histórica en 1816. En ese marco, se realizaron catas de la bebida nacional en la casa histórica ubicada en la provincia de Tucumán. Compartimos esta nota en la que una sommelier especializada en Yerba Mate nos cuenta un poco más sobre la historia de esta bebida.

LA CASA DE TUCUMÁN, ACOGIÓ EN EL MARCO DE LA CELEBRACIÓN DE LOS 200 AÑOS DE LA INDEPENDENCIA, UNA CATA DE YERBA MATE DICTADA POR LA PRIMERA SOMMELIER ESPECIALIZADA EN EL TEMA, QUIEN DESCRIBIÓ EL ROL DE LA BEBIDA TRADICIONAL EN LOS TIEMPOS DE LA INDEPENDENCIA Y PROPUSO NOVEDOSOS MARIDAJES CON ALIMENTOS DE LA ÉPOCA.

La cata se realizó en el patio de la casa histórica, donde la sommelier Valeria Trapaga compartió junto a autoridades y el público datos sobre el origen y los beneficios de la yerba mate y además le dedicó un apartado especial a la historia de la infusión durante la gesta de la independencia argentina.

“La yerba está entre nosotros gracias a los guaraníes que eran agricultores y tenían una relación mística con esta planta que utilizaban como medicina porque sabían de las propiedades benéficas que tiene”, señaló la sommelier.

Los guaraníes cuentan que Tupá, uno de sus dioses predilectos, obsequió la planta a los avá (una parcialidad del pueblo guaraní) y les hizo saber que es necesario chamuscar las hojas apenas cosechadas exponiéndolas un instante a las llamas directas del fuego, sin quemarlas ni un poco.

“Los guaraníes llamaron a este procedimiento ‘sapecá’, cuya traducción podría asemejarse a ‘abrir los ojos’, como si el contacto con el fuego despertara en la hojas su verdadero potencial, ya que esa operación hace estallar las células de las hojas, libera la savia y fija la clorofila; de no hacerse así, la yerba perdería su sabor y sus propiedades, que se degradan con la oxidación”, afirmó a Télam la especialista.

“Los guaraníes vivían bajo la ley de reciprocidad, donde no era mas rico el que más tiene, sino el que tenía mayor capacidad de compartir”, agregó.

Los jesuitas que llegaron a la Mesopotamia y entraron en contacto con el pueblo guaraní le pusieron orden al proceso integral de secado y a mediados del Siglo XVII obtuvieron permiso real para venderla en la Colonia y, antes de que el siglo termine, “se convirtieron en los principales productores de la mejor yerba mate del mercado”, aseguró Trapaga.

“El hábito de tomar mate fue adoptado por todos los habitantes de estas tierras, incluso por las familias más aristocráticas de la época del Virreinato, que tenían por costumbre mandar a labrar sus ornamentales mates de plata a Potosí y ofrecerlos luego en reuniones, tertulias y agasajos como símbolo de unión”, añadió.

De la misma manera, Trapaga señaló la importancia de celebrar los 200 años de Ia independencia unidos a la bebida que, sin dudas, colaboró en la construcción nacional: “El mate, como vehículo, acompañó y favoreció el proceso de acercamiento entre los representantes de las diferentes comarcas que con el tiempo se han constituido como provincias”.

Durante la cata  en la histórica Casa, los asistentes pudieron distinguir las características sensoriales (sabor, textura, olor, color, temperatura) de esta tradicional infusión y conocer el proceso de elaboración de una yerba mate de calidad.

Asimismo, se destacó el papel fundamental que juegan sus distintos componentes como el palo, hoja fina, hoja gruesa y polvo.

“Cada uno de los componentes en su justa medida hace un aporte virtuoso a la infusión. El polvo aporta espumosidad, aroma, y riqueza de sabor. El palo proporciona la estructura y la hoja, el cuerpo y el carácter”, aclaró la sommelier.

Como cierre de la experiencia, Trapaga dedicó el final del encuentro a los maridajes históricos, momento en el cual se pusieron en juego combinaciones de yerbas de distintas variedades y sabores con las texturas y características de los más exquisitos alimentos de la época de la Independencia.

Los maridajes propuestos fueron pastelitos criollos de membrillo con yerba liviana; mazamorra con miel de caña e hilos de limón almibarados con yerba tradicional; y libritos con escamas de queso sardo y yerba sin palo.

Fuente: Télam

 

2 comentarios

  1. Muy interesante el articulo, gracias por compartir. Me gustaria saber si alguien tiene informacion sobre el origen de la planta si es una planta nativa .pregunto porque hace algun tiempo lei algo sobre sobre el tema que era ooriginaria de la India. Saludos y gracias una vez

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*