Curiosidades sobre la Yerba Mate

La yerba mate se obtiene de un árbol nativo que se encuentra dentro de la selva Paranaense, este puede alcanzar una altura de más de 10 metros y en ocasiones se han llegado a encontrar yerbales con más de 100 años de antigüedad.

La cosecha de esta planta comienza entre los meses de abril y mayo y se hace de forma manual, suele alcanzar los 5 o 6 meses de duración.

Los países líderes en la exportación de esta yerba son Argentina, Brasil y Paraguay, ofreciendo este producto al resto del mundo, siendo Argentina la más importante, con un 45 % de las exportaciones, siendo Siria el receptor más grande, llegando a encargarles más de 20 millones de kilos al año, siendo esto más de la mitad de la producción total que se produce en este país.

Aunque se lleva consumiendo desde hace muchos años, las primeras personas en consumir este tipo de planta fueron los guaraníes, los cuales formaban parte de varios pueblos indígenas situados en sur américa, fueron ellos quienes empezaron a cuidar y a tratas esta planta mediante un proceso que a día de hoy se sigue utilizando.

Debido a su fama y a todas las propiedades beneficiosas que tiene para nuestro organismo se ha llegado a incluir hasta en bebidas energizantes sin alcohol, es el caso de “Club Mate”, en Alemania, donde cada vez se consume más y en la actualidad es exportado a más de 30 países en todo el mundo.

La yerba mate tiene muchas propiedades terapéuticas, entre ellas encontramos que contiene más de 13 vitaminas, la mayoría pertenecientes al grupo B que ayudan a la producción de energía en nuestro organismo, además, gracias a todos los minerales que podemos encontrar en ella, hace que nuestro corazón funcione mucho mejor, ayudando a nuestro organismo a producir todo lo necesario para el día a día. También es un fuerte remedio para ayudarnos a reducir todo el colesterol malo que podemos acumular en nuestro cuerpo y cada vez son más los profesionales que recomiendan de su uso diario para bajar de peso.

No existe una planta mejor si queremos disfrutar de una buena infusión, para ello debemos tener en cuenta la temperatura del agua, la cual no debe superar los 80 grados ya que a partir de ahí puede desprender unos sabores bastante amargos que harán que nuestro brebaje no sepa bien, para ello un buen lavado de esta planta es algo muy importante pero tampoco debemos excedernos en esto, ya que podemos quitar todo el sabor y las propiedades que la caracterizan.

Fuente: Región Digital

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*