¿Cuánto y cómo beber mate?

El mate es sin lugar a duda una bebida especial para todo momento. Beber mate puede ser una actividad a realizar en el desayuno, después de la comida o en momentos en que compartimos una charla en pareja, con amigos o algún familiar.

Esta noción puede visualizarse en la práctica y nos advierte de la enorme popularidad que reconoce la presente bebida, pero lo cierto es que en determinadas ocasiones existen contraindicaciones. ¿Cómo y cuándo consumir mate?

El mate es una bebida ampliamente consumida y en torno de la presente infusión se tejen las más diversas relaciones sociales. En ese sentido, sus beneficios no radican sólo en cuestiones de índole medicinal, sino también abarcan problemáticas psicológicas y relacionales. Lisa y llanamente, hay que decir y entender que muchas relaciones de pareja, sociales, amistosas, se tejen alrededor del mate y quizás allí reconozcamos el más complejo de sus beneficios.

Ocurre que en términos medicinales se reconocen beneficios diversos pero, al mismo tiempo, existen contraindicaciones.

Las patologías renales suelen ser las más conflictivas en torno al consumo masivo de mate y la hipertensión, en igual medida, suele proponer determinadas reservas en tanto puede ser alterada por la presente infusión. Hay incluso personas que advierten una pérdida de sueño producto del consumo de mate y entonces algo que pretende ser beneficioso, termina por generar cuadros de insomnio. En líneas generales, éstos son algunos de los problemas más comunes que presenta la infusión a la que hacemos referencia.

Cuanto mate beber es entonces una pregunta interesante, en función de la capacidad que tenga nuestro organismo para tolerar determinadas dosis y que las mismas no resulten nocivas a nuestro estad general de salud. En segunda medida, la pregunta de cómo beberlo también invita a la reflexión.

Aquellas personas que presentan problemas de diabetes deberán tener en cuenta que jamás podrán consumir mate en su versión dulce. Mucho menos si pretenden ser asiduos consumidores de mate, ya que esto atentaría fuertemente contra su salud y terminaría por agravar su afección. Si bien para las personas con diabetes es mejor tomar el mate amargo, para aquellas personas que no presentan tal enfermedad también se recomienda la versión sin azúcar. Es que el mate dulce puede desembocar en una ingesta de azúcar no recomendable que termine por transformar este elemento en calorías.

Por último, se recomienda siempre consumir mate con agua que no haya hervido. El agua hervida termina por amargar en demasía la yerba y esto puede producir afecciones no deseadas en el esófago. En definitiva, cuánto y cómo consumir mate son dos preguntas que vale la pena hacerse y, de encontrar una respuesta, ya podremos lanzarnos a la actividad de su disfrute.

 

Fuente: Elclubdelmate

4 comentarios

  1. Buen día, yo tomo mate desde que me levanto, mientras cocino, mientras lavo los platos, a la tarde, noche, me encanta el mate, solo que aca en Moreno Bs As donde vivo me cuesta conseguir La ROMANCE, traigo de Posadas cada vez que voy.

  2. El mate me encanta yo desayuno con mate el me acompaña me encanto lo que lei sobre los beneficios del mate gracias por los concejos

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*