Cuando el mate se hace costumbre…

Césaar Ibañez nos comparte su anécdota con el mate: “Vivía en el norte argentino, toda mi familia tomaba mates, ( y lo sigue haciendo), yo jamás había tomado mates, no me gustaba o no me llamaba la atención; hace 14 años me vine a vivir al sur argentino junto a mi esposa e hija (ahora tenemos un integrante mas en la flia.), y desde ese momento en que llegué aprendí a tomar mates, a prepararlos y disfrutarlos. Hoy en día si no tomo mates, no soy yo, me pongo rebelde y hasta me duele la cabeza. Mi fiel compañero todas las noches en mi trabajo”

Les manda saludos a todos los materos amigos de la página de Locos x el Mate

Un comentario

  1. Buenos días materos¡¡¡¡Soy Fabiana vivo en Montevideo desde chica tomaba mate dulce con mi abuela y me acostumbre también al amargo es mi fiel compañero en la oficina, en casa o donde valla lo llevo conmigo

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*