Cómo preparar el mejor mate y los distintos tipos de materiales

Se trata de una de las infusiones más difundidas y que cada vez se populariza en todo el mundo.

Su nombre tiene que ver con un vocablo de origen quechua, “mati”, que quiere decir calabaza, que es donde se ceba el mate desde sus orígenes hasta la actualidad. La yerba mate, la illex paraguariensis, era considerada un elemento divino, una bendición para los guaraníes, ya que los mantenía despiertos, les daba sensación de saciedad, y lo que no sabían, pero seguramente intuían, los polifenoles actúan como un poderoso antioxidante, que ayuda a aumentar las defensas y a disminuir el envejecimiento celular.

Las hojas de yerba mate eran objeto de culto y ritual, y moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos prehispánicos: los incas, los charrúas y aún los araucanos a través de los pampas, recibían yerba elaborada de manos de los guaraníes. Caá en lengua guaraní significa “yerba”, pero también significa planta y selva.

Tiene su día el mate, el 30 de noviembre, en conmemoración del nacimiento de Andrés Guacurarí y Artigas, más conocido como “Andresito” en 1778, un excomandante general de la provincia de Misiones. La yerba mate se extraía en estado salvaje, del monte misionero, aunque luego con la llegada de los jesuitas y después con el mismo Andresito se organizaron los yerbales.

Hay diferentes tipos de yerba mate: menos estacionada, como la que se utiliza en Brasil que en apariencia es de un verde más intenso, más estacionada, o al estilo tradicional como la Barbacuá. Con palo, sin palo, compuestas, orgánicas, para tereré, y saborizadas. También hay diferentes tipos de mate: enlozados, de vidrio, de plástico, aunque los conocedores y tradicionalistas lo hacen en mate de calabaza, o en su defecto de madera, si es de palo de yerba, mejor.

Su preparación

El mate tiene su ceremonia a la hora de prepararlo: jamás debe hervir el agua, ya que cambia el ph e indefectiblemente sale “lavado”. Tampoco se debe mojar toda la yerba, porque durará poco. La yerba debe acomodarse siempre hacia un costado, y se debe comenzar con agua tibia. Recién ahí se coloca la bombilla y se ceba en el agujerito que se ha formado. A través del mate los mensajes emanan con naturalidad e intuición: dulce: simpatía; muy caliente: odio; tibio: desprecio. También tiene sus variaciones: con café, con leche, con coco, con burrito, con cedrón, cáscara de naranja, naranjil, menta, ya sea por simple gusto o por alguna aplicación medicinal.

Cualquiera sea la forma elegida, el mate reúne a los amigos, a las familias, ya sea con termo, o con la querida pava. “Andá preparando un mate que estoy llegando”, “Hago mate y sigo estudiando”, “Traje algo para el mate”, son algunas de las frases que escuchamos a diario. Signo de unión, amistad, compañero y amigo, lejos de pasar de moda, el mate viaja cada vez hacia todo el mundo.

Fuente: Radio Salta / Por Paola Krogulec

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*