Novedades

Cómo curar un mate (opción amargo o dulce)

La ceremonia del mate en la Argentina puede incluir diversos rituales según el gusto de cada cebador. Así, habrá quien lo tome amargo, dulce con azúcar en la yerba o con edulcorante en el agua, con yerba más suave o más fuerte. También se puede variar en la elección del recipiente, ya que el mismo puede estar elaborado con materiales orgánicos (como calabaza, madera o pezuñas de animales) u otros materiales como vidrio, plástico o cerámica.

En el caso de los recipientes hechos a partir de materiales orgánicos hay un procedimiento que no puede faltar antes de empezar a usarlo: hay que curar el mate antes de empezar a usarlo. Para ello existen distintos métodos, todos tan sencillos como obligatorios para conseguir el mejor rendimiento y además lograr que el mate dure en buen estado por mucho tiempo.El curado de un mate permite sellar los poros del material orgánico y, por lo tanto, evitar que el recipiente perjudique el buen sabor de la infusión. Como después de utilizarlos esos mates tardan en secarse, y entonces puede producirse moho en su interior, el curado ayuda a que se sequen más rápido y así prevenir que se generen estos hongos.

¿Dulce o amargo? Existen distintos procedimientos para curar el mate, ninguno es mejor que otro, sino que responden a diferentes costumbres. Sí hay dos métodos diferentes para curar un recipiente donde se va a cebar mate amargo de otro que se utilizará para mates dulces. En ambos casos, cuando están bien curados de entrada, quedan mucho más ricos. Aquí un paso a paso con los trucos de los distintos métodos.

Pasos para curar un mate para tomarlo amargo:

1– Lavar por dentro el mate con agua bien caliente. Si hirvió, dejarla enfriar hasta 80°. Esto sirve para desinfectar y eliminar el polvo.

2– Llenarlo con yerba. Algunas utilizan yerba usada y húmeda de otro mate porque tiene menos polvo, pero también se puede hacer con yerba nueva. Esperar a que se hinche luego de absorber el agua y agregar más agua tibia hasta que la superficie quede húmeda. Dejar reposar.

3– Al día siguiente, quitar la yerba y raspar el interior con una cuchara para remover bien las membranas o los fragmentos de madera.

4– Volver a repetir el procedimiento desde el comienzo, pero sin lavar el mate. Con tres o cuatro veces la curación estará finalizada y el mate queda listo para ser usado.

Pasos para curar un mate para tomarlo dulce:

1– Lavar por dentro el recipiente con agua bien caliente. Si hirvió, dejar enfriar hasta 80 grados. Esto sirve para desinfectar y eliminar el polvo.

2– Echarle azúcar, sirve de cualquier tipo. Con dos cucharaditas es suficiente, salvo que el mate sea demasiado grande entonces puede ser necesario agregar más. Luego tapar con la mano la boca del mate y agitarlo para que el azúcar se pegue en las paredes.

3– Dejarlo secar con el azúcar. Luego de unas horas el azúcar debe formar una capa que cubra las paredes del mate.

4– Quemarlo con carbón. Cuando el mate ya esté seco, echar dos brasitas pequeñas de carbón caliente en el interior, cubrir la boca del mate con la mano usando un repasador para no quemarse y agitarlo hasta que las brasas se apaguen.

5– Si bien no es obligatorio repetir la operación, recomiendan volver a hacer los pasos 2, 3 y 4 para asegurar una curación mejor.

6– Enjuagar el mate con agua caliente y llenarlo con yerba nueva. Luego humedecer la yerba con agua tibia y dejarlo así toda una noche. ¡Al día siguiente el mate estará listo para usarlo!

Otro de los métodos más conocidos es untar el mate de madera con una capa de aceite o manteca, para sellar sus poros y alargar su vida. Los mates de madera demandan un cuidado extra cuando están en uso porque corren el riesgo de agrietarse y perder líquido. Para evitar esto es importante secarlos bien con un trapo o papel de cocina y dejarlos que tomen aire luego de cada lavado.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*