Cebado limpio

Una empresa desarrolló un producto que consiste en una bolsa plástica que contiene la yerba necesaria para un mate, envasada de manera individual para permitir un fácil descarte. La idea fue patentada y el proyecto incluyó el diseño de una máquina para automatizar el proceso de fabricación.

Daniel Mirmina vio una oportunidad en la suciedad que genera la yerba descartada que queda alrededor de los tachos de basura en estaciones de servicio ruteras y en lugares de trabajo. Mirmina dirige la pyme  RP Electrónica y fue el creador de Matelim, un producto que consiste en una pequeña bolsa biodegradable que contiene la yerba necesaria para realizar un mate y un filtro para la bombilla. Terminado el mate, la bolsa se puede cerrar con un hilo que tiene incorporado para descartarla de una manera más limpia.

Las bolsas individuales se pueden conseguir en medidas diferentes según el tipo de mate. En la empresa decidieron hacerlas de tres tamaños: las de 20 gramos para los pequeños mates de lata, las de 30 gramos para los medianos de madera o cerámica y las de 40 gramos para los más grandes, usualmente de calabaza.

“La idea surgió cuando me puse a pensar en que antes el té presentaba la misma complicación que el mate, ya que venía exclusivamente en hebras. Eso llevó a que se comenzara a vender mucho té en saquitos, que es más simple”, le dijo Mirmina a TSS.

El material de la bolsa es polietileno de 20 micrones de alta densidad, que suele ser usado como separador en la venta minorista de fiambres. No altera el gusto de la yerba y es un material neutro y biodegradable, ya que se desgrana en pocos días.

Si bien actualmente las bolsas se fabrican en China para luego enviarlas a Misiones, donde su proveedor de yerba hace el envasado en origen con una máquina manual, el proyecto incorporará una máquina, que ya tienen diseñada, que permitirá automatizar e integrar localmente el proceso de fabricación del producto. La máquina que producirá una bolsita por segundo cuenta con bobinas con el plástico para la bolsa, con el filtro de bombilla y el hilo para cerrar la bolsa y hacer el envasado de la yerba.

El material de la bolsa es polietileno de 20 micrones de alta densidad, que suele ser usado como separador en la venta minorista de fiambres. No altera el gusto de la yerba y es un material neutro y biodegradable, ya que se desgrana en pocos días.

Mirmina está en conversaciones con distribuidoras para llevar el producto a estaciones de servicio de rutas y a kioscos. El empresario considera que este producto es ideal también para la venta en comercios cercanos a plazas y parques, ya que allí es donde tiene más salida el Mate Listo. Y asegura que Matelim tendría un precio tres veces menor al producto con el que desea competir, que ronda los 25 pesos.

Según Mirmina, el trabajo con distribuidoras genera algunos riesgos en este tipo de emprendimientos: “No quería arrancar con distribuidoras desde el principio porque absorben todas las cantidades, manejan los precios y los pagos, y son aspectos que nos pueden complicar. A veces pagan en diferido o con cheques que vienen de vuelta, o devuelven lo que ellos consideran que compraron de más. Eso tiene un riesgo muy grande y que genera costos ocultos”.

El producto ya cuenta con una patente en la Argentina y Uruguay, y están analizando la posibilidad de licenciarla una vez que haya demostrado el valor de mercado que puede alcanzar. También sería un producto exportable a países como Siria, adonde hoy se dirigen el 65% de las exportaciones nacionales de yerba.

 

Fuente: UNSAM / Por: Matías Alonso  – Agencia TSS

Un comentario

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*