Casi la mitad de lo que tomamos a diario es mate

Según un estudio internacional, se toma cerca de un litro de mate por día

Es lo primero que hace a la mañana, incluso antes de darse un baño. Sabrina Barcos, de 32 años prende la pava, se prepara un mate y recién después de tomarse dos o tres se despierta. El mate la acompaña toda la mañana. Y a la tarde, cuando va a su trabajo, en una agencia de diseño, toma hasta el final de la jornada. “No tomo mucha agua ni gaseosas. Sólo en las comidas. Pero mate puedo tomar todo el día”, dice.

Y no es la única. Según un reciente estudio, los argentinos tomamos en más de dos litros diarios de bebidas. Y más de la mitad de lo que tomamos proviene de infusiones calientes, donde el mate lleva la delantera, mal que le pese a la “cheta de Nordelta”.

Cómo se conforman las infusiones: por año los argentinos compramos 240.000 toneladas de yerba, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de la Yerba Mate. De las otras infusiones se compran 33.400 toneladas anuales de café y 6000 de té.

Es decir que se compra siete veces más yerba que café, y 40 veces más mate que té. Quiere decir que el mate es la infusión más aceptada en el país.

Con estos valores, los argentinos nos ubicamos entre los grandes consumidores de líquido: una investigación publicada en 2015 por el European Journal of Nutrition sobre 13 países de tres continentes, concluye que los argentinos tomamos 2300 ml líquidos a diario. Esto, nos coloca en tercer puesto de los que más bebida tomamos, después de los alemanes que toman 2,470 litros diarios y los británicos, que toman 2,320 litros, y por encima de países como México, Brasil, España, Francia, el Reino Unido, Polonia, Turquía, Irán, China, Indonesia y Japón.

Significa que no tenemos un déficit de hidratación. Pero, el objetivo del trabajo, según explicó el director del Centro de Estudios en Nutrición Infantil (Cesni), Esteban Carmuega, fue describir la ingesta de agua y todos los demás líquidos para evaluar la proporción de niños y adultos que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre la ingesta de energía brindada por el azúcar de las bebidas. Carmuega fue autor del capítulo argentino del trabajo, que curiosamente fue financiado por la multinacional de bebidas Danone pero que cuenta con suficientes credenciales científicas para ser validado por el European Journal of Nutrition

¿Cómo se compone la botella de 2300 ml argentina? Casi la mitad de los líquidos que tomamos corresponden a bebidas calientes: y allí el mate lleva la delantera. Para darse una idea, tomamos 920 ml de infusiones a diario, lo que nos convierte en los segundos del ranking, después del Reino Unido, donde el té inglés se consume en cantidades muy significativas.

La Ingesta Adecuada (IA) de agua fue definida por la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea (EFSA), en 2010, que convoco a un panel de expertos con el propósito de establecer los valores de referencia para ingesta de agua en grupos de edad específicos.

“Para un consumo saludable de agua, se recomienda ingerir diariamente un mínimo de seis vasos en la infancia y ocho a partir de la adolescencia. Un vaso equivale a 200 ml”, apunta el informe Derecho al agua segura, elaborado por el Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Pero el agua, representa apenas dos de esos ocho vasos diarios del líquido que tomamos los argentinos: unos 400 ml. Japón es el único país de la lista en el que los habitantes consumen menos agua que nosotros: 250 ml diarios. La leche y sus derivados representan menos de un vaso diario: 160 ml. De jugos se toman 270 ml cada día. En tanto, de bebidas con azúcar, como gaseosas o aguas saborizadas se toman casi el doble que de bebidas light: 370 ml diarios contra 190 ml diarios de bebidas sin azúcar. A excepción de México, somos el país que más gaseosa común consume y a la par del Reino Unido. En este trabajo no se midió la ingesta de bebidas alcohólicas.

Carmuega advierte en el trabajo que el consumo de calorías y azúcares provenientes de bebidas en Argentina supera en un 60% la recomendación de la OMS. Casi 650 calorías diarias de nuestra dieta corresponden a energía que proviene de las bebidas. Si se tiene en cuenta que una dieta ideal promedio es de 2200 calorías, el aporte calórico de las bebidas es significativo.

Fuente: La Nación

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*