Novedades

¿ Cada cuánto cambiar la yerba del mate ?

Un buen cebador de mate es por sobre todas las cosas, una persona “tiempista”. Sabe cuándo proponer la infusión, en qué momento servirla, cuál es la lógica en la que girará la ronda y, por supuesto, cada cuánto cambiará la yerba del mate. ¿Qué tú no lo sabes? Pues entonces no dejes de leer este texto.

Por tiempista entendemos a aquella persona que sabe buscar la ocasión para llevar adelante determinada actividad. Un buen cebador de mate, es una persona que en medio de una reunión olfatea cuál es el mejor momento para proponer el cebado, y podrá llevar adelante la ceremonia de tomar mate con total soltura. En ese marco, hay cuestiones que son dignas de tener en cuenta y la idea de este texto es que no pases por principiante si de cebar mates se trata.

Una cuestión sumamente importante es hacia donde gira la ronda del mate, ya que por lo general la técnica de cebado se desarrolla en compañía de otras personas. Un mate cada uno, siempre de izquierda a derecha, y procurando no repetir el invitado al cual pretendes cebarle un mate hasta que no le toque de nuevo su turno. Así, estarás en condiciones de seguir la lógica en que girará la ronda. ¿Y qué hay del cambio de yerba? Esa es otra dimensión que reviste suma importancia.

Es interesante que puedas atender al nivel de humedad que reconoce la yerba a medida que vas cebando, ya que eso determinará el momento en que debas cambiar la misma. De igual manera, ten en cuenta que la yerba del mate se cambia en forma parcial y a medida en que la misma se va “lavando”, es decir, a medida en que su humedad termina por ser excesiva respecto de lo que hace a un buen cebado. Dependiendo de la temperatura del agua, será preciso que cambies la yerba –en forma parcial- en un lapso no superior al cebado de 15 mates. Es sencillo notar cuanto la yerba se lava ya que termina por perder cuerpo, consistencia, y los palos de la misma flotan en el agua.

Una vez que terminas de cebar mate, si lavas el mismo en forma completa, lo dejas reposar sin un solo gramo de yerba y por supuesto, recuerdas adonde lo dejas para poder cebar nuevamente cuando la ocasión lo amerite. Recuerda, ahora eres un verdadero cebador tiempista y tú mismo sabrás cuál será el próximo mejor momento para una buena ronda de mate.

Fuente: Fans del mate

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*