La yerba mate también puede ser arte

La yerba no sólo es materia prima para lograr los mates más ricos, sino que también puede servir para crear arte. En efecto, un matrimonio de posadeños ha encontrado en el extracto de yerba mate la tinta sublime con la que producir su obra, que será exhibida durante mayo en un museo de la capital misionera.

Ellos son Chiquitina  y Ernesto Ángel, en el caso de ella hace más de cuatro décadas, se dedica al arte y según expresa “uno siempre va aprendiendo”. La dupla dará a conocer más de diez en el museo de Bellas Artes Juan Yaparí de Misiones, que dan cuenta de los resultados arrojados en sus investigaciones para lograr color a partir de la yerba, para lo cual se han inspirado un poco de aquí y de allá, incluso de técnicas antiguas creadas por los egipcios y otras del renacimiento europeo.

“A raíz de esas investigaciones, supimos que los sacerdotes jesuitas les enseñaron a los aborígenes a teñir sus tejidos, y también la parte de mimbrería, con elementos vegetales. A mi se me ocurrió, entre esos elementos, elegir la yerba, algo tan nuestro”, explica Chiquitina.

La nueva técnica permitió la creación  de una serie pictórica sobre juegos infantiles de las generaciones pasadas, para lo cual la artista recurrió a su memoria emotiva, donde los desayunos y meriendas tenían sabor a mate cocido.

El primer paso fue crear dos versiones del extracto de yerba, que luego se mezcló con tinta negra, agua y cola vinílica creando distintos tonos: ámbar, negro y amarronados. Las figuras se crean con piolín y pegamento, después de dos o tres meses se terminan de definir los colores, y finalmente el vinagre preserva la obra de los insectos, ya que los materiales son en su mayoría orgánicos.

Las obras dan cuenta de los juegos de antaño como el trompo, el tejo, la soga, la ronda, la pompa de jabón o la escondida, trayendo al presente el recuerdo de una niñez en movimiento, donde podía desarrollarse la creatividad del niño gracias a que tenía que procurar su propio entretenimiento. “Había una búsqueda y una inventiva para entretenerse, muy en contra posición con la quietud y pasividad que tienen los juegos de hoy”, acota la artista.

Asimismo, se encuentra en producción una nueva serie que utilizará los mismos materiales, que se llamará Mis Ancestros, y reflejará la cultura guaraní. Chiquitina Ángel, como docente historia del arte, siempre se interesó por el arte jesuítico guaraní: “Es algo que nos toca muy de cerca y siempre me apasionó. La historia es una ciencia viva y siempre van a apareciendo nuevos descubrimientos. Hasta hace 50 años se pensó que era una cultura inferior, que no había alcanzado un nivel de cultura como otros pueblos americanos de la época precolombina. Pero hoy se sabe que no es así”.

Por su parte, Ernesto Engel rescata para esta muestra técnicas pictóricas que existieron en la antigüedad, como el temple creado por los egipcios, una mezcla de pigmento con huevo de gallina que se utilizaba para las pinturas murales y que reaparece en el renacimiento del norte europeo.

Esa misma técnica utiliza Engel para representar un tema recurrente en su carrera: el güembé. “Plásticamente es una planta muy rica, tiene una forma particular y es muy lustrosa”, explica.

Hace más de 40 años, Chiquitina y Ernesto no sólo comparten la vida, sino que además tienen la misma pasión por el arte, desde la docencia y como artistas. “Siempre tuvimos como dos caminos separados en el arte, yo me dediqué a la pintura y ella al dibujo. Valoramos lo que hace cada uno, nos potenciamos y nos equilibramos”, aportan.

La muestra se llevará a cabo durante todo el mes de mayo en el Museo de Bellas Artes Juan Yaparí (Sarmiento 1885), en la ciudad de Posadas, provincia de Misiones (Argentina).

La muestra “Entre juegos y güembés”, estará abierta durante el mes de mayo con entrada libre y gratuita.

Fuente: Fans del mate

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*